Crea conciencia sobre el Cáncer de Piel


Pocas personas toman conciencia sobre los daños que provoca la exposición de nuestra piel al sol. Si bien es ampliamente sabido que una exposición prolongada provoca quemaduras, la mayoría de las personas desconocen que el sol acelera el envejecimiento de la piel, además de que puede provocar cáncer de piel.

El cáncer de piel es el crecimiento de células irregulares o extrañas en la misma, esto es provocado principalmente por la radicación ultravioleta procedente de la luz solar o camas de bronceado y sobreviene cuando el daño en el ADN de las células de la piel desencadena mutaciones o defectos genéticos que hacen que las células de la piel se multipliquen rápidamente.

Por su nivel de energía, los rayos solares son clasificados en dos: UVB y UVA. 

Los rayos UVB provocan el enrojecimiento de piel, pues penetran sólo la capa más superficial. Los rayos UVA llegan a niveles profundos de la capa intermedia de la piel, lo que ocasiona envejecimiento de la piel y además pueden provocar cáncer.

Con el fin de tomar precauciones, existe un Indice UltraVioleta (IUV), que es un pronóstico de radiación máximo al que la gente puede estar expuesta a los rayos del sol y así evitar lesiones en la piel y ojos.

Para evitar daños en la piel es conveniente utilizar algún tipo de bloqueador solar, así como camisa de manga larga, sombreros y gorras, evitando la exposición entre las 12 y 15 horas, que es cuando el IUV (Indice UltraVioleta) es más fuerte.

RECOMENDACIÓN MedLight: Use un sombrero de ala ancha para cubrirse cara, cabeza, orejas y cuello.

Una tela de tejido cerrado, ofrece la mejor protección contra los rayos UV. (Si usa una gorra, protéjase las orejas y la nuca con prendas que cubran esas áreas, ya sea que se aplique un filtro solar de por lo menos 15 FPS o que permanezca en la sombra.)

¡Visítanos en nuestra tienda en línea!